Dejar a su mascota en el automóvil no es una opción, especialmente si vive en un clima cálido. El interior de un vehículo con ventanas cerradas se calienta constantemente a medida que el sol calienta el aire cada vez más. Como el aire caliente no puede escapar a través de las ventanas cerradas, el interior del vehículo puede alcanzar fácilmente niveles extremadamente peligrosos.


El veterinario, Dr. Ernie Ward, lo probó él mismo.  Mira qué calor hace mientras él está sentado en un automóvil caliente estacionado y comprenderá por qué nunca es una buena idea dejar a una mascota desatendida en un vehículo.

Más información sobre evitar que su mascota se sobrecaliente este verano.